Búsqueda personalizada

viernes, 26 de enero de 2007

Aqui me detengo, aquí continuo


Hay que inventar una nueva forma de estar y hacer, en eso pienso. Embriagada en esta sensación que pocas veces el proyecto en el trayecto alumbró. Aquí me detengo, aquí vuelvo a sentir que debo estar atenta a mi, a esa apasionada forma de involucrarme con la vida que no se preserva lo suficiente, pero mucho más atenta aún ,a no repetir el andar que creo abandonado. Desde el alma que es lo mismo que decir sin dejar de mirarme en las miradas. Desde las ideas que sostienen y se modifican para poder construirme también con el pensamiento. Desde la oposición a cualquier protagonismo que empañe el vidrio desde el que quiero mirar lo colectivo. Otro es el poder que quiero poder, otros los códigos que decodifiquen las partes y el todo, yo mujer, como si nunca antes lo hubiera visto. Quiero escucharte porque no coincidimos y entonces puedo volverlo a pensar. Que la vehemencia en la discusión no se me desacelere de diplomacia . Que el compartir desarme el competir en todos los sentidos. No olvidarme que apenas ayer los miedos me rodearon como fino cristal que tuve que romper con la cabeza y la piel y aún tengo cicatrices. Así la emoción en todos los poros para ayudarme a pensar también con el cuerpo. Así volver a equivocarme porque es mucho lo que queda por aprender.
Aquí continuo, el tiempo me acompaña, la luna llena vuelve a aparecer.

2 comentarios:

Patricia Galassi dijo...

equivocarse
y volver a probar
el aprendizaje esta dado siempre por la ecuacion prueba-error
Y otra vez comenzar, amiga mía, sorteando piedras y espinitas
Y otra vez acampar bajo cielos estrellados,con la mochila de los miedos que siempre nos acompañaron
pero mas serena ...mas segura ...con la vehemencia de siempre
yo conocí la fuerza de tu empuje y fuiste combustible de mis motores
yo bebi del nectar de tus amores
y te sé ...y me supe en tu mirada ...
por eso no dejo de agradecer el tránsito que amorosamente compartimos
no dejo de recordarlo
y hasta ,un poquito, añorar aquellos mares tempestuosos de maripelas y colores donde sólo quedaba a salvo tu nariz
te abrazo tan largo y lento como puedas soportarlo

Salina dijo...

Sabemos demasiado, sabemos por los años, por si acaso, por no haber sorteado ningún desvío si prometia algo bueno,sabemos por ser perseverante si de sueños se trata y prepotentes para los obstáculos...sabemos porque falta tanto que aprender que podemos desatender el tiempo que pasó, el que aún nos resta y gastarlo lentamente, en lo que nos place,si es con música, está la luna y es en el patio del Peladero, mucho mejor.